2 mayo, 2019

Recursos

Guía para elegir vinos en cenas de negocios

Seguramente sus dudas son las que se le presentan a la mayoría de los profesionales y empresarios, que, a la hora de elegir un vino para una cena de negocios, se preguntan si habrá una elección mejor que otra.

El vino siempre es una buena elección para cerrar un negocio, sin embargo, es importante que pueda considerar la posibilidad de que, a su cliente o potencial inversor, no le agrade esta bebida.

Partiendo de la base de que usted tiene la certeza de que la bebida es del agrado de su invitado, pase a considerar cuánto está dispuesto a invertir en el vino (fíjese que hablo de inversión y no de gasto), que le ofrecerá las oportunidades futuras que usted busca.

Esa capacidad que posee el vino de tener un valor percibido mayor al real radica en que no se trata solo de una bebida, sino de un mensaje en una botella. Un vino es más que un regalo, es un momento de placer, es una experiencia que dejará un recuerdo, son palabras que describen sentimientos que se leen en las copas, y puede ser mucho más.

Solo hay que invertir un poco de tiempo y el dinero que cada uno pueda, ya que, por suerte, al ser un gran país productor, hay vinos con atributos destacables en todos los segmentos de precio. No es necesario gastar una pequeña fortuna en un buen vino.

La diversidad del vino argentino brinda un sinfín de posibilidades, aunque eso muchas veces parece complicar más de lo que pueda ayudar. Por eso, es necesario tener algunos tips a mano, luego le ofreceré algunos ejemplos de etiquetas en cada segmento de precio.

Pero los consejos que voy a darle tienen más que ver con categorías, con estilos o con formatos que permitan encaminar la búsqueda teniendo en cuenta lo que se quiere comunicar y las características concretas del invitado (edad, nacionalidad, estilo de vestimenta, etc.)

Un consejo que no suele fallar, cuando no conoce mucho sobre el invitado, es elegir un vino lo más parecido a su cliente. Si es joven, un vino joven. Si tiene un estilo elegante al vestir un vino que tenga una etiqueta elegante y tradicional. Si la persona es mujer una etiqueta femenina, etc. el resultado seguro: un vino acorde al mensaje que usted desea ofrecer (en valor) y lo más parecido a su cliente (en estilo).

De más está decir que si tiene la posibilidad de contar con información extra acerca del gusto específico del estilo de vinos que le agradan a su prospecto, dicha información es sumamente valiosa para usted y tiene que respetarla para tener éxito en la elección. Por ej. a su invitado pueden gustarle los vinos con madera, con cuerpo y secos. O bien, puede tener preferencia por el vino blanco frutado. Quizás le agradan mucho los vinos fluidos y suaves, etc. Es muy personal la elección. Pero no siempre se cuenta con esta información tan precisa, con lo que, puedo aconsejarle en líneas generales que se guíe con estos parámetros que le sugerí anteriormente.

A continuación, le ofrezco algunas herramientas que pueden aportar mayor información acerca de las familias de vinos que usted pueda encontrar en una carta de restaurante (o bien, en vinotecas) y van más allá de la famosa distinción de: blancos, tintos y rosados.

El vino novedad

Lo nuevo siempre tiene un sabor especial y la seguridad que su prospecto/cliente aún no lo haya descorchado. Cabe aclarar que una nueva cosecha ya es un vino nuevo, porque más allá de intentar mantener el estilo, los vinos van cambiando con el paso del tiempo. Y no solo tiene que ver con el clima específico de la añada, sino muchas veces también con la evolución misma del terruño y de los hacedores.

Es fácil dar con las etiquetas recién llegadas en una vinoteca porque siempre están bien identificadas. La clave estará en aprender bien las virtudes de ese vino que adquiere y poder saber cuán novedoso es, más allá de sus características y potencial de guarda. En líneas generales los vinos jóvenes de 

(2018 y 2017) son vinos fluidos, de cuerpo medio y en su mayoría poseen aromas frutales y frescos (dependiendo de cepas y tipos de elaboración) por eso, cuando se decida por este estilo, pruebe el vino con anterioridad, para tener mayores certezas.

El vino original

Si bien original no es sinónimo de calidad, la rareza suele llamar la atención, y más si viene acompañada de la calidad. Si vemos que esto coincide con la personalidad de nuestro prospecto (o bien, el mensaje que deseamos dar va por este lado, por ej, ofrecer un negocio innovador) Pero no hay que dejarse llevar tanto por las apariencias, porque ser original por fuera no garantiza innovación por dentro. Es por ello que hay que preguntar ¿qué hay más allá de la etiqueta llamativa?: por ej, una variedad poco utilizada hasta ahora en la Argentina, una combinación de cepas poco frecuente, un método nuevo de elaboración, un terruño extremo o un vino de autor (de enólogo reconocido) porque suelen ser diferentes de los que hacen en sus grandes bodegas.

Analizar algunos de estos puntos es muy importante porque habla de usted y del mensaje que desea dar en esa botella. Tiene que conocer la historia de esa etiqueta muy bien, y ofrecer los detalles que usted “necesite contar con ese vino”. Suele funcionar como “tema disparador de conversación”, hacia donde usted desea enfocar la reunión.

El formato de vino

En Argentina no se acostumbra mucho, pero cada vez más se ven botellas magnum, es decir de 1,5 litros; el doble que las clásicas de 750 cm3. Qué tienen ventajas más allá de contener más vino, que son más vistosas, que sirven para compartir un momento con más personas, y que llaman mucho más la atención al descorche. Pero por, sobre todo, que el vino evoluciona mejor allí, porque a mayor volumen el añejamiento será más delicado y prolongado, siempre y cuando las condiciones de guarda de la botella sean las adecuadas: rincón oscuro y tranquilo, a temperatura constante (menos de 20ºC) y en posición horizontal.

Tenga precaución con esto, cuando lo pide en restaurantes o vinotecas deben ser lugares de suma confianza, debido a que son botellas poco solicitadas.

El vino añejo

Quizás este sea el vino más solicitado a la hora de elegir un vino para una cena de negocios, pero no siempre es el indicado. Hoy, las grandes bodegas están sacando a relucir joyas bebibles guardadas en sus estibas. Vinos que hasta hace poco ni siquiera tenían valor de inventario, sino que iban quedando con el paso del tiempo, siempre bien guardadas en las cavas.

Descorchar un vino añejo es muy emocionante más allá del significado del paso del tiempo. Porque hay que tener un mínimo conocimiento si la añada es mayor a 10 o 20 años. Porque hay que realizar todo el procedimiento de apertura con delicadeza, sacar el corcho suavemente, servirlo con mucho cuidado y, sobre todo, prestar mucha atención, porque sus aromas y texturas son muy cambiantes a medida que pasan los minutos en la copa y el vino se airea. En general los aromas y sabores que se pueden encontrar en un vino de estas características son complejos y además hay que cerciorarse de que el vino haya sobrevivido correctamente al momento de apertura, el sommelier utiliza los procedimientos para cuidar el vino y no dejar que este se airee demasiado.

Recomiendo, que, si se invierte en un vino de estas características, se cuente con la asistencia de un sommelier.

El Espumante o champagne

No hay celebración o cierre de negocio sin espumantes en las copas, y sin dudas el Champagne es el rey. Pero atención que no es necesario que provenga de la afamada región francesa, ya que hay otros estilos a tener en cuenta para alcanzar el éxito. En primer lugar: el método con el que fue elaborado, método tradicional o el método charmat y la añada, si es que la

consigna. Es sumamente importante saber de qué año es el espumoso porque la mayoría son «Cuveé» (sin añada), es decir, mezcla de vinos de diferentes años, y no hay referencia para guardarlos y no dice el año de elaboración.

El Champagne y sus emuladores alrededor del mundo, son vinos que ya están listos para ser consumidos al llegar al mercado. Pero también es cierto que aquellos en los que figura la añada son especiales, porque el año permitió una mejor madurez y por ende esos vinos gozarán de mayor potencial de guarda. En nuestro país todos los años se pueden hacer «vintage» porque el sol abunda. Y por suerte desde hace un par de décadas y empujados por un par de pequeños productores, los espumosos nacionales han evolucionado al nivel de competir de igual a igual con muchos Champagnes franceses.

Como conclusión debo decirle que seguramente en esta guía no haya encontrado todas las respuestas que necesita y quizás le surgen distintas cuestiones para analizar concretamente según sea el caso. Para ello, estoy a su servicio y al pendiente. Cuando necesite asistencia sobre la elección de vinos y bebidas.

Sugerencias

Vinos con personalidad (originales)

La Posta Pizzella Malbec 2016, La Posta: Interesante propuesta de vinos de finca, con identidad propia de lugar y del productor. De aromas equilibrados, trago fresco y fluido, con buena tipicidad.

Sobrenatural Firzzante, Chakana: Un vino totalmente natural a base de Bonarda biodinámico, de paladar refrescante y de texturas vivaces, con taninos amables y burbujas incipientes.

Tintos livianos, pero con fuerza

Livvera Cabernet Sauvignon 2017, Escala Humana: Un vino hecho en familia y en partidas limitadas que refleja el terruño y el cepaje; moderno y vibrante, de paladar expresivo y refrescante.

El Esteco Old Vines Criolla 2015, El Esteco: A partir de viñas viejas de una uva, que hasta ahora solo se utilizaba para vinos comunes, Alejandro Pepa logró un vino revolucionario y diferente

Blancos para reemplazar a tintos

Sister´s Selection Sauvignon Blanc 2017, Lagarde: La experiencia de Juan Roby permitió lograr un blanco que va mucho más allá de la frescura y el impacto. Con austeridad y equilibrio, muy completo.

Edad Media Blanco 2017, Altar Uco: Blend de Chardonnay, con toques de Sauvignon Blanc y Chenin. La influencia del velo de flor, que aportó delicadeza y profundidad a su carácter único.

Tintos novedosos

Trivento Golden Black Series Malbec 2015, Trivento: Novedad absoluta, por primera vez este exitoso vino se hace también con uvas del Valle de Uco. Más austero, integrado y con un carácter propio.

Matervini Tinto 2015, Matervini: Santiago Achával y Roberto Cipresso elaboran este blend de Malbec, Cabernet Franc y Petit Verdot con estilo propio, más allá de la impronta que aporta el lugar.

Vinos “iconos” en su estilo

Mendel Unus 2015, Mendel (Mendoza): A la dupla Malbec, Cabernet Sauvignon, Roberto de la Mota le sumó su admirado Petit Verdot. De aromas vivos y elegantes, con fruta madura y firmeza.

J. Alberto 2016, Noemía (Alto Valle de Río Negro)
Si bien no es el vino top de la casa, su carácter de terroir y de autor es inconfundible. De aromas complejos, con fruta negra, especias y personalidad propia.

Rutini Single Vineyard Altamira Merlot 2014, Rutini Wines (Altamira, Mendoza)
El Merlot es una de las debilidades de Mariano Di Paola (enólogo), que logró un single vineyard con carácter propio. De buena madurez, voluptuoso y envolvente.

Kaiken Mai 2014, Kaiken (Vistalba, Mendoza)
Este vino es uno de los tantos que están reivindicando las regiones tradicionales. De buen volumen, trago profundo, fruta madura y mucho carácter de lugar.

La Linterna Finca El Milagro Malbec 2013, Bemberg Estate (La Consulta, Mendoza)
Con lo mejor de lo mejor, Daniel Pi concibió este Malbec con cuerpo y fluidez, de paladar franco y profundo, con gran potencial, completo y complejo.

Cabernet Franc

Gran Enemigo El Cepillo Cabernet Franc 2014, Aleanna: Cada uno de los Single Vineyard de Alejandro Vigil tienen algo en particular; este posee buen ataque, es expresivo y tenso. Con más delicadeza que profundidad.

Malbec

Angélica Zapata Alta Malbec 2014, Catena Zapata: Con esta cosecha promete recuperar el protagonismo que se merece como pionero entre los grandes Malbec. Equilibrado, fresco, y carácter frutal delicado.

Espumoso que sugiero

Grand Cuvée 70 Meses 2012, Rosell Boher (Los Arboles, Mendoza): Es la segunda edición de este vino muy especial que reposó 70 meses sobre lías. Blend de Pinot Noir con toque de Chardonnay, tenso, amable y burbujas finas.

Espero la guía haya sido de utilidad para usted y pueda utilizar las herramientas que le sugiero para la elección de un vino para cada ocasión. ¡Saludos y salud!